Saturday, January 26, 2013



¡Ya era hora!
El mercurio es un metal pesado, causante de muchos daños, puede ocasionar daños al sistema nervioso central (SNC), daños al cerebro e incluso alteraciones al ADN, no obstante su uso es prolongado ya que es un buen conductor de electricidad.
"El año 2013 debutó con una noticia alentadora para usted y para cada habitante del planeta. Por vez primera, los países miembros de Naciones Unidas aprobaron una convención destinada a controlar las emisiones de mercurio al medio ambiente, una sustancia altamente tóxica que se encuentra en numerosos productos como termómetros, pilas y cremas blanqueadoras de la piel.
Según el portavoz del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma), Nick Nuttall, tras cuatro años de negociaciones, más de 140 países firmaron un acuerdo para reducir las emisiones mundiales de este peligroso metal pesado, el sábado 19 de enero, en Ginebra, Suiza.
El nuevo tratado es el primero de carácter medioambiental y de alcance mundial que se negocia en la ONU en los últimos diez años, y tiene como objetivo reducir en un 50 por ciento la emisión global de mercurio desde ahora hasta 2015.
«Hemos acordado un tratado para comenzar a librar al mundo de un metal claramente nocivo para la salud», declaró Nuttall, tras una noche entera de negociaciones, durante la jornada final. «Es una gran victoria para la salud humana», subrayó el funcionario en su cuenta personal de Twitter.
Achim Steiner, director ejecutivo del Pnuma, señaló que «todos los ciudadanos se beneficiarán de la decisión tomada en Ginebra, especialmente los mineros artesanales y sus familias, la gente del Ártico y las próximas generaciones de madres y sus hijos».
Michael Bender, de la coalición de ONGs contra el mercurio, calificó el acuerdo como «un gran logro», aunque criticó que tiene «controles débiles sobre las emisiones de grandes fuentes como las centrales térmicas de carbón».
Al parecer, la nueva regulación llevará el nombre de Convención de Minamata, en homenaje a la ciudad japonesa que durante la década de los 50 vivió uno de los peores casos de envenenamiento por mercurio, que cobró la vida de más de 900 personas y miles de malformaciones.
La agencia EFE informó que uno de los puntos más difíciles de las negociaciones fue el carácter obligatorio de las medidas que las distintas naciones tendrán que adoptar para reducir sus emisiones de mercurio a la atmósfera.
Uno de los principales aportes del encuentro fue la presentación de un listado de productos con contenido de mercurio, cuya producción, importación y exportación quedarán prohibidos en un plazo de cinco a diez años.
Entre ellos figuran los termómetros, tensiómetros, pequeñas pilas (como las utilizadas en los relojes), pesticidas, entre otros.
No obstante, los expertos afirman que la convención se selló con un contenido que estuvo por debajo de las expectativas que por más de cuatro años se habían creado en torno a ella.
Al parecer, sus precursores buscaban un tratado enfocado en conseguir una reducción más efectiva de la liberación de mercurio en el medio ambiente, que no pudo conciliarse del todo con los intereses económicos de algunos países.
Al decir de BBC Mundo, la convención se centra en las emisiones a la atmósfera, ya que el mercurio se evapora y puede viajar a miles de kilómetros desde el lugar de origen, pero deja a discreción de los países el control de las cantidades que se liberan en mares y ríos.
La convención será suscrita oficialmente por los Gobiernos en octubre próximo, durante una conferencia internacional que se celebrará en Japón.

Amenaza mortal

El mercurio es un metal pesado de color blanco plateado que a temperatura ambiente adopta una forma líquida y se puede evaporar fácilmente. Es muy común encontrarlo en depósitos de cinabrio (rocas que contienen el mineral cinabrio), aunque también aparecen de forma natural en piedras calizas y en el carbón.
La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha ratificado en varias ocasiones que esta sustancia es altamente tóxica para la salud humana y que supone una amenaza específica para el desarrollo del bebé no nacido, así como durante sus primeros años de vida.
La inhalación del vapor de mercurio, por ejemplo, causa efectos dañinos en los sistemas nervioso, digestivo e inmune, y también puede afectar los pulmones y riñones. Incluso, llega a ser mortal.
Asimismo, las sales inorgánicas de este elemento son corrosivas para la piel, ojos y tracto gastrointestinal y, de ingerirse, es capaz de provocar toxicidad renal.
En el caso de las embarazadas, incide sobre el feto en formación, causando retardo mental o reduciendo el nivel de inteligencia del futuro niño.
El peligroso compuesto puede liberarse al aire mediante una serie de procesos industriales como la minería, la producción de metal y cemento y la quema de combustibles fósiles. Una vez que se emite, permanece en el ambiente por mucho tiempo, circulando a través del aire, la tierra y los organismos vivos.
Una de las principales causas de la exposición de los seres humanos al mercurio es el consumo de peces contaminados, un problema cuya gravedad ha quedado científicamente demostrada.
Y es que, en la medida en que evoluciona la cadena alimenticia, el compuesto químico alcanza niveles de concentración más elevados en peces depredadores, que luego pueden ser fácilmente consumidos por los seres humanos.
Una Evaluación Global de Mercurio 2013, publicada por el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP, por sus siglas en inglés), concluyó que las actividades humanas que provocan mayores emisiones de este compuesto son algunos procesos industriales y químicos, la generación de energía con carbón y la minería informal.
«Las emisiones globales de mercurio en el aire causadas por la actividad humana alcanzaron las 1 960 toneladas en 2010», señaló el informe, el cual sugiere que el total de las emisiones por la actividad humana parece haberse mantenido relativamente estable desde 1990 a 2010.
Sin embargo —añadió el texto—, ha habido un fuerte desplazamiento en los patrones regionales.
«El crecimiento económico ha derivado en un aumento de las emisiones en el sur y este de Asia, que ahora es responsable de cerca de la mitad de los vertimientos globales. Las emisiones en el África Subsahariana y Sudamérica están creciendo lentamente, mientras se mantienen bajas en América del Norte y Europa», destacó el informe.
Al decir del documento, las emisiones causadas por la minería de oro a pequeña escala en Asia, África y Sudamérica se han doblado desde 2005.
América Latina, donde es habitual la minería de oro informal y a pequeña escala, es una de las zonas más afectadas por este problema. Y, mientras el precio del oro continúe ascendiendo, también continuará incrementándose el uso de métodos altamente tóxicos entre los mineros artesanales.
Estos trabajadores usan mercurio en los procesos de extracción de oro para procesar el preciado elemento. Existen otros métodos alternativos, bajos en mercurio o incluso libres de él, pero a precios más elevados, inalcanzables para la mayoría de los mineros, concluyó el informe.
La evaluación del UNEP calcula que la concentración de mercurio en los océanos del mundo se ha doblado en el último siglo y que 260 toneladas del metal tóxico se han extendido desde la tierra hacia ríos y lagos.

Enfermedad de Minamata

En los años 50, una extraña enfermedad neurológica surgió en la ciudad japonesa de Minamata.
Cientos de personas sufrían extraños síntomas como movimientos involuntarios, debilidad muscular, problemas auditivos y del lenguaje. Algunas madres, sin manifestaciones patológicas evidentes, daban a luz a niños enfermos.
En 1968, Japón anunció que la causa del problema radicaba en intoxicación por mercurio, mediante pescado y marisco contaminado. El origen radicaba en los vertidos de una gran planta petroquímica y el mal fue bautizado para siempre como enfermedad de Minamata."
Podemos concluir que la ONU por fin buscará una alternativa, almenos por los siguientes tres años, tambien podemos concluir que no fue hecho anteriormente  debido al alto precio al sustituir al mercurio por otro elemento.

No comments:

The "Silver Song"

Este video es obra creativa de Armando Isaac, para el curso de Química Inorgánica I.