Saturday, February 28, 2015

Extraer metales del agua mediante buckybolas.

En unos espectaculares experimentos recientes, unas buckybolas (pequeñas moléculas de carbono de la variedad C60, cuya forma recuerda a la de un balón de fútbol), sometidas a un tratamiento especial, han demostrado ser capaces no solo de extraer del agua y otros líquidos partículas metálicas valiosas aunque potencialmente tóxicas, sino también de almacenarlas de un modo que permite su uso futuro.

El laboratorio del químico Andrew Barron, de la Universidad Rice, en Houston, Texas, Estados Unidos, ha descubierto que los fullerenos de carbono-60 (buckybolas) que han pasado por un proceso químico conocido como hidroxilación pueden aglutinarse o engarzarse entre sí como si fueran collares de perlas a medida que se enlazan a metales y separan a estos de la solución líquida en que se hallen. Esta capacidad se mantiene para numerosos metales y soluciones, aunque la eficiencia es mejor en algunos casos que en otros.

En los experimentos, el equipo de Barron y Jessica Heimann constató que las buckybolas tratadas manejaban los metales con cargas diferentes de formas inesperadamente selectivas, que podrían permitir extraer metales específicos de fluidos complejos ignorando al mismo tiempo otros.


Los usos potenciales del proceso incluyen la retirada, respetuosa con el medio ambiente, de metales presentes en los fluidos ácidos de drenaje en minas, un tipo de desecho muy común en la industria minera del carbón, así como de los fluidos utilizados en fracturación hidráulica para extracción de petróleo o gas natural (la técnica conocida popularmente como fracking).

No comments:

Diagramas Tanabe-Sugano para la determinación de impurezas

Los diagramas Tanabe-Sugano han sido ampliamente utilizados para la caracterización experimental de impurezas presentadas por metales de tra...