Tuesday, March 24, 2009

¿Por que explota el maiz?

Como todos los granos de cereales, cada grano de maíz para palomitas contiene una cierta cantidad de humedad en su endospermo (núcleo almidonado con hasta 90% de almidón) [1]. A diferencia de la mayoría de los otros granos, la corteza externa o pericarpio, es muy gruesa e impermeable a la humedad.
A medida que el grano es calentado más allá de su punto de ebullición (100 °C), hasta los 175 °C, el agua dentro del grano empieza a convertirse en vapor, generando presiones internas de hasta unas 9 atmósferas. En la mayoría de los granos (incluyendo los granos defectuosos del maíz para palomitas), este vapor escapa tan rápido como se forma, pero en los granos del maíz para palomitas, el vapor no escapa debido a lo grueso e impermeable del pericarpio (corteza) que lo mantiene sellado, pero la presión interna llega a tal punto que la corteza no puede contenerla y ocurre una pequeña explosión. La fuerza de la explosión voltea al grano de adentro hacia fuera, es decir el contenido del núcleo es expuesto. Pero aun más importante, debido a que la humedad se encontraba uniformemente distribuida dentro del núcleo almidonado, la expansión repentina de la explosión convierte el endosperma en una especie de espuma, la cual le da a las palomitas su textura única.
Existen dos explicaciones para aquellos granos que no revientan después de haber sido expuestos a altas temperaturas. La primera es que los granos que no reventaron no tenían la suficiente humedad para crear el vapor necesario para explotar. La segunda explicación, de acuerdo a la investigación realizada en el 2005 por el Dr. Bruce Hamaker de la Universidad de Purdue, los granos que no explotan pueden tener la corteza agujereada, que también impide que se genere la presión suficiente para que revienten.
Y un dato aún más curioso:
Desde hace algún tiempo se emplean palomitas de maíz sin grasa, en lugar de espuma de poliestireno, como material de relleno en paquetes, para proteger las mercancías durante el transporte. Las palomitas de maíz después de servir como material de empaque, se pueden emplear como alimento para aves o ganado o pueden hacerse cómpost (abono orgánico). Teóricamente también pueden consumirlas los humanos, pero son totalmente insípidas.

Tomado de:
Tecnociencia.BlogSpot.com/2005/04

1 comment:

Liliana said...

muy interesante... sobretodo al ver que los simples granistos de maiz, tomen esa forma tan divertida y deliciosa...que a mi me encanta