Friday, April 30, 2010

Acerca del Cancer

Describen una causa molecular de la predisposición a sufrir cáncer de colon
La investigación, realizada en modelos animales, abre la puerta al diseño de posibles estrategias terapéuticas
28-04-2009 - Un equipo, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha logrado identificar en modelos animales una de las causas moleculares de la predisposición genética a padecer cáncer de colon.


El trabajo, que aparece publicado en Genome Research, esclarece por qué smad7, gen marcador del riesgo de la patología, contribuye al desarrollo de la enfermedad y abre la puerta al diseño de posibles estrategias terapéuticas.

El equipo que dirige el investigador del CSIC José Luis Gómez-Skarmeta en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (centro mixto del CSIC, la Universidad Pablo de Olavide y la Junta de Andalucía), en Sevilla, colabora en esta investigación con el grupo de Richard Houlston, del Institute of Cancer Research (Sutton, Reino Unido).

Los autores partieron de un hallazgo previo del equipo de Houlston, que había identificado una región dentro del gen smad7 que contiene una mutación en el genoma. Esta variante, bautizada con el nombre de Novel1, se asocia significativamente a un incremento de las posibilidades de padecer cáncer colorrectal.

Sin embargo, haber encontrado un marcador de riesgo de la enfermedad no explicaba la causa molecular que motiva su desarrollo posterior. Para descubrirla, los equipos inglés y español realizaron ensayos en vivo con ranas africanas (Xenopus laevis) y descubrieron que la región en la que se encuentra Novel1 regula la expresión génica en la región del colorrecto, el equivalente del colon de los mamíferos.

Posteriores análisis, según explica Gómez-Skarmeta, les permitieron concluir que la mutación Novel1 es la causante de la predisposición a padecer cáncer de colon a través de su efecto regulador de la expresión del gen Smad7 en el intestino, lo que causa un funcionamiento anormal de la vía de señalización BMP. Los fallos en la señalización de esta vía están vinculados a un gran número de tipos de cáncer.

Para llegar a esta conclusión, los autores compararon, en ranas, la actividad de la región de individuos normales con la de portadores de la mutación. "Comprobamos que, en individuos con mutación, la actividad de la región es un 10% inferior. Estos resultados se complementaron con experimentos que demuestran que, si se tiene la mutación, existen factores nucleares que se unen deficientemente a la secuencia reguladora del gen, si ésta contiene la mutación”, añade el investigador del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo.

La investigación se enmarca dentro del esfuerzo que está realizando la comunidad científica para identificar aquellas mutaciones genéticas que confieren susceptibilidad a múltiples enfermedades humanas. "En múltiples ocasiones encontrar qué gen esta ‘enfermo’ es como encontrar una aguja en un pajar de 30.000 genes”, explica el investigador del CSIC Fernando Casares, coautor del trabajo.

El proceso de búsqueda de los genes defectuosos se basa en la comparación de genomas. Las diferencias entre ellos son mínimas, ya que sólo algunas letras del código, los llamados nucléotidos, varían. Estas variaciones o mutaciones reciben el nombre de SNP, acrónimo inglés de polimorfismo de un solo nucleótido.

"Los SNP sirven para marcar regiones del genoma. Si pacientes con una determinada enfermedad genética tienen en su genoma una SNP particular, quiere decir que el gen que deben perseguir los investigadores está cerca de esa variante del ADN”, apunta Fernando Casares. Y añade: "Hoy en día, conocemos la secuencia de ADN del genoma humano de principio a fin, así es que se pueden reducir los genes sospechosos de contener la mutación de 30.000 a unos pocos, aquellos próximos a la SNP”.

Sin embargo, junto a estos estudios genéticos, son también necesarios trabajos funcionales, como el desarrollado por el equipo del Centro Andaluz de Biología del Desarrollo. De esta manera, no sólo es posible conocer el gen responsable, sino también por qué éste contribuye al desarrollo de la enfermedad. Conocer estos datos abre la puerta al diseño de posibles estrategias terapéuticas.

Pittman AM, Naranjo S, Webb E, Broderick P, Lips, EH, van Wezel T, Morreau H, Sullivan K, Fielding S, Twiss P, Vijayakrishnan J, Caseres F, Qureshi M, Gomez-Skarmeta JL y Houlston RS. The colorectal cancer risk at 18q21 is caused by a novel variant altering SMAD7 expression. Genome Res 2009.

1 comment:

Joe Angov said...

Si os interesa un poquito la química y en general el desarrollo de nuevos compuestos y materiales os sorprenderá el primer caso de un cristal iónico compuesto únicamente con un solo elemento químico, el boro.

Este sorprendente avance se ha publicado en la revista Nature y ha sido desarrollado por un equipo de investigadores de varias universidades estadounidenses y europeas.

Para lograrlo se tuvieron que emplear condiciones extremas, a altas temperaturas y presiones superiores a 100.000 atmósferas. ¿Pero cómo puede ser un elemento iónico si necesitamos dos cargas diferentes y hablamos del mismo elemento? Se consigue mediante una nueva estructura que incorpora dos tipos de “nanoclusters” muy diferentes, con propiedades electrónicas diferentes y de nuevo gracias a la nanotecnología. Como las electronegatividades de estos dos clusters son diferentes, provoca la redistribución y la aparición de un carácter iónico parcial en la estructura elemental.

Sorprendentemente, los centros de masa se encuentran en la misma posición que el ejemplo clásico de compuesto iónico, el NaCl (cloruro sódico o sal común).

Y como es lógico, no sólo la estructura es similar, si no que también se detectan propiedades típicas de los compuestos iónicos.

Diagramas Tanabe-Sugano para la determinación de impurezas

Los diagramas Tanabe-Sugano han sido ampliamente utilizados para la caracterización experimental de impurezas presentadas por metales de tra...