Friday, April 30, 2010

ANALIZAN DESALAR AGUA DE MAR PARA CONSUMO HUMANO

Ing. Gerardo Hiriart Le Bert, especialista del Instituto de Ingeniería de la UNAM y Jefe del proyecto de Desalación de Agua de Mar.

Para afrontar el problema de la escasez de agua en el país, especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) analizan cuatro diferentes tipos de plantas con el fin de desalar agua de mar y hacerla útil para el consumo humano.
La iniciativa forma parte del programa de Investigación Multidisciplinaria de Proyectos Universitarios de Liderazgo y Superación Académica (IMPULSA), que lanzó la Coordinación de Investigación Científica de la máxima casa de estudios del país a mediados de 2005.
En entrevista, el jefe del proyecto, Gerardo Hiriart Le Bert, adscrito al Instituto de Ingeniería, comentó que por el momento trabajan en el estudio de cuatro prototipos de máquinas desaladoras, las cuales se tiene previsto funcionen con fuentes de energía alternativas.
Los prototipos analizados por los universitarios se conocen como de múltiple evaporación, de múltiple efecto, de compresión de vapor y de ósmosis inversa. En el caso de los dos primeros, el principio general para explicar su funcionamiento radica en calentar el agua salada para después bajarle la presión y obtener así vapor de agua dulce.
La desaladora de compresión de vapor funciona a partir de un calentamiento inicial del agua de mar hasta obtener vapor, para después comprimirlo y reutilizarlo nuevamente en el calentamiento de agua salobre y así producir más vapor, el cual se condensa y se retira como agua dulce.
Por último, está la desaladora de ósmosis inversa que funciona a partir de elevar la presión de agua de mar para después hacerla pasar por unos filtros, llamados membranas osmóticas, los cuales impiden el paso de la sal.
“Es una membrana semipermeable que sólo deja pasar agua y no las moléculas de sal, entonces, a esto se le inyecta agua a una presión altísima –más de mil libras– de modo que por esta membrana pasa el agua dulce y adentro fluye la salmuera concentrada.”
Las máquinas que pretenden construir estos investigadores universitarios podrían ser empleadas no sólo para desalar el agua del mar, sino también para limpiar los acuíferos de agua dulce a los que se ha filtrado agua salada, situación común en lugares cercanos a la costa.
“Lo que ocurre en lugares como Guaymas, que está junto al mar, es que la población construye pozos para sacar agua de los acuíferos, los cuales –debido a su explotación– empiezan a contaminarse con agua de mar, a eso se la llama salobre, agua un poquito salada que es mucho más fácil limpiar que al agua de mar”.
Desaladoras ecológicas
Para abastecer de electricidad a las desaladoras se ha considerado la utilización de energías alternativas o renovables: como la eólica y la solar; además se explorará la posibilidad de aprovechar la energía generada en el mar por medio de las mareas, las corrientes marinas y las ventilas hidrotermales.
Para esto, los investigadores del Instituto de Ingeniería han analizado, incluso, la posibilidad de construir una planta generadora de energía eléctrica que se colocaría en el mar a bajas profundidades.
En el Golfo de California o Mar de Cortés, precisó el doctor Gerardo Hiriart, la corteza terrestre continúa abriéndose, lo que genera chorros de agua caliente submarina (también conocidas como ventilas hidrotermales) que producen una importante cantidad de energía.
“Lo que estamos desarrollando, es un tubo que contenga una pequeña turbina, un evaporador y un condensador; es decir, una planta generadora de electricidad encapsulada, para bajarla al fondo del mar a profundidades pequeñas –menores de 200 metros–, si instalamos 10 megawats de esta potencia eléctrica, con eso podríamos darle agua a 300 000 habitantes, por ejemplo”.
“Parte importante del estudio es desalar el agua caliente que hay en las ventilas cercanas a la costa para así no tener que utilizar fuentes externas para calentarla”, agregó.
Cuantificar el potencial de las ventilas hidrotermales implica realizar mediciones y mapeos, así como una caracterización física y química de las ventilas, para ello será necesario realizar cruceros hidrográficos en los barcos propiedad de la Universidad.
El doctor Gerardo Hiriart espera que el grupo de trabajo que encabeza concluya este año los diseños de las plantas desaladoras y los estudios sobre sus beneficios y costos, a fin de poder determinar cuál o cuáles ofrecen una mayor rentabilidad y entonces dar el siguiente paso: buscar a una empresa paraestatal o privada interesada en financiar la construcción de las máquinas.
Hasta el momento, la UNAM, a través de su Instituto de Ingeniería, ha invertido un millón de pesos en el proyecto, los cuales se han destinado a un programa de becas y al pago de cursos de capacitación dirigidos al equipo de trabajo en torno a los diversos procesos de desalación de agua, así como para iniciar el equipamiento de un laboratorio de desalación.
En el proyecto de desalación, cuya coordinación general recae en el doctor Sergio Alcocer, Director del Instituto de Ingeniería, participarán además de especialistas de dicha instancia, académicos de los institutos de Investigaciones en Materiales, Geofísica, Ciencias del Mar y Limnología, Investigaciones Jurídicas, del Centro Ciencias de la Atmósfera y de las facultades de Ingeniería y de Química de la UNAM

2 comments:

Victor A R said...

En el tratamiento de agua, hay que esforzarse más, y desperdiciar menos. Hay que dejar de contaminar tanto el agua disponible que tenemos y así no se será necesario invertir tanto en procesos para purificar y tratar agua, de mar y agua contaminada. Pero aun así, siempre hay que estar buscando nuevas alternativas con el agua, ya que es uno de nuestros elementos más preciados y necesario para la vida.

mj said...

a mi me parece estupendo, llevo muchos años pensando que cuándo iban a inventar algo así... sería una solución al problema de la subida del nivel del mar, que al final acabará comiéndose todas las tierras! por supuesto estoy de acuerdo, como víctor, en que hay que dejar de contaminar el agua, hay empresas enormes con enormes inútiles de cabeza hueca que no tiene ningún reparo en echar al mar sustancias contaminantes.

The "Silver Song"

Este video es obra creativa de Armando Isaac, para el curso de Química Inorgánica I.