Friday, April 30, 2010

OBTIENE CIATEJ APROBACIÓN DE FDA PARA DETECTAR PLOMO EN DULCES

El laboratorio del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ) fue certificado por la Administración de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) de los Estados Unidos, para analizar los niveles de plomo en dulces enchilados y en tamarindos de exportación.
La dependencia estadounidense, responsable de la regulación de alimentos, suplementos alimenticios, medicamentos, cosméticos y aparatos médicos, sólo ha otorgado este reconocimiento a cuatro laboratorios en el mundo: tres de ellos se localizan en el vecino país del norte; CIATEJ es la única institución extranjera con esta distinción.
En entrevista, la directora de Servicios Analíticos y Metrológicos del CIATEJ, Ana Luz Núñez, dijo que la aprobación se obtuvo en julio de este año gracias a la preparación técnica del los especialistas mexicanos que realiza las pruebas y a la adquisición del ICP-MS (Inductiviely Coupled Plasma Atomic Emision Coupled Masas), dispositivo de alta sensibilidad capaz de detectar 0,01 partes por millón de plomo.
La norma oficial aprobada por FDA señala que el nivel de plomo en dulces debe ser de 0,1; el ICP-MS detecta cantidades hasta diez veces menores, por lo que garantiza un análisis confiable.

El laboratorio del CIATEJ también fue aprobado por la FDA gracias al desarrollo de su metodología para el análisis de plomo en dulces con chile, la primera en su tipo; anteriormente había técnicas para detectar plomo en alimentos o agua, pero no en golosinas enchiladas y de tamarindo.
Dicha metodología fue elaborada con el objetivo de ofrecer a empresas mexicanas productoras de dulces el análisis de sus productos, a fin de que puedan exportarlos a Estados Unidos.
Antes del 2002 la norma estadounidense señalaba como aceptable 0,5 partes por millón de plomo en dulces, pero después de un estudio realizado por la FDA se determinó que el nivel era muy alto y el nuevo estándar se fijó en 0,1 partes por millón.
Llegada del ICP-MS al CIATEJ: caso de éxito
La bióloga Ana Luz Núñez explicó que hasta el año 2005 en México no existía ningún equipo capaz de detectar niveles tan bajos de plomo en alimentos, pero gracias a una negociación exitosa con la empresa Hershey’s, ésta entregó al CIATEJ el ICP-MS.

“Concursamos con dos laboratorios de la ciudad de México y, luego de varias pruebas, el equipo se nos otorgó por el desarrollo y la confiabilidad de los métodos de análisis que presentamos”.
Para pagar el equipo a la empresa estadounidense, CIATEJ realizó pruebas sin costo para Hershey’s durante cuatro meses.
El laboratorio donde está instalado el dispositivo entregado pro Hershey’s se encuentra bajo supervisión constante de FAPAS (Food Analysis Performance Scheme), institución de carácter internacional que cada tres meses envía al CIATEJ muestras contaminadas con plomo para comprobar que la institución mexicana realiza el análisis de manera adecuada.
“FAPAS conoce la cantidad de plomo en las muestras, así que para mantener la certificación de nuestro laboratorio los resultados de nuestras pruebas deben coincidir con los que ellos tienen”, manifestó Núñez.
Para realizar el análisis de plomo, a cada muestra que llega al laboratorio se le asigna un código para rastrearla durante el proceso. Posteriormente se prepara mediante una “digestión ácida” (se desbarata en ácido) para destruir la materia orgánica y obtener el plomo, que es inorgánico.
Una vez separado el plomo de la materia orgánica se hace una filtración y se determina el nivel de plomo con el ICP-MS, el cual está conectado a una computadora que registra en Excel la lectura dada por el equipo y el peso de la muestra. Con esos datos se hacen cálculos específicos y el resultado de ellos es el nivel de plomo en la muestra.
Cadena de exigencias
La especialista agregó que la estricta normatividad de Estados Unidos respecto a la cantidad de plomo en los alimentos ha propiciado que análisis como los realizados por CIATEJ sean una obligación para los proveedores involucrados en la industria alimenticia.
“Quien elabora dulces exige a sus proveedores de sal, azúcar o chile un informe de resultados que asegure cantidades mínimas de plomo en los insumos; y los proveedores, a su vez, al ingenio y éste a quien le vende los productos para limpiar sus instalaciones”.
Por ello, para cubrir a todos los involucrados en la producción de dulces, el CIATEJ ha ampliado sus servicios y actualmente, además de trabajar con más de 200 marcas de dulces comerciales, a las que garantiza total confidencialidad, realiza análisis para la detección de plomo en agua, sal, aditivos, pintura para etiquetas y plásticos.
La directora de Servicios Analíticos y Metrológicos del CIATEJ explicó que para las empresas mexicanas exportadoras de dulces es una ventaja contar en México con una institución avalada para realizar la detección de plomo en dulces, pues esto les permitirá ahorra dinero y tiempo, ya que no será necesario enviar sus productos a Estados Unidos.

1 comment:

Victor A R said...

Estados Unidos siempre ha cuestionado los productos mexicanos, bueno pues ahora nosotros cuestionaremos ciertos productos suyos, y gracias a ellos se han detectado problemas. Pero ya se están desarrollando soluciones a estos problemas, para que el pueblo mexicano tenga productos de calidad y goce de ellos.