Monday, May 14, 2007

Armas biológicas: el CICR insta a mancomunar esfuerzos para prevenir su uso

Ginebra (CICR) – Los Estados Partes en la Convención relativa a las Armas Biológicas celebrará, del 20 de noviembre al 8 de diciembre de 2006, en Ginebra, la Sexta Conferencia de Examen de este tratado.
La Convención, aprobada en 1972, prohíbe el desarrollo, la producción y el almacenamiento de armas biológicas y reafirma la prohibición que figura en el Protocolo de Ginebra de 1925 por lo que respecta a su empleo. En los dos tratados se codifica la norma del derecho consuetudinario que prohíbe el uso del veneno, las toxinas y los gases como medio de hacer la guerra, la cual se basa en el hecho de que ya en la antigüedad la utilización de las "plagas y el veneno" en la guerra era un tabú.Ante los rápidos avances de las ciencias de la vida y la biotecnología, el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) considera vital para la seguridad de la humanidad que los Estados tomen enérgicas medidas para que los adelantos no sean empleados de forma hostil. Los nuevos avances en las ciencias de la vida y en la tecnología afín tienen prometedoras aplicaciones, pues son enormes los beneficios potenciales para la humanidad. Sin embargo, esos avances también podrían ser utilizados de forma hostil y facilitar el uso del veneno y la propagación de enfermedades, incrementar su letalidad y, hacer quizás más difícil su detección. En septiembre de 2002, el CICR hizo un llamamiento sobre la biotecnología, las armas y la humanidad, en el cual instaba a que los Estados, los científicos, los industriales en el campo de la biotecnología y la sociedad civil en general "garanticen un control eficaz del conocimiento y los agentes biológicos potencialmente peligrosos". En la Conferencia de Examen que tendrá lugar en Ginebra, el CICR exhortará a que los Estados reafirmen el objetivo final de la Convención, que es "excluir completamente la posibilidad de que los agentes bacteriológicos (biológicos) y las toxinas se utilicen como armas", y tomen otras medidas para velar por el logro de este objetivo. Además de formular otras recomendaciones, el CICR instará a los Estados a entablar un diálogo con todos los interesados y a propugnar la cooperación para prevenir el uso hostil de los agentes biológicos y las toxinas. Los esfuerzos en este sentido deberían ser desplegados no sólo por el sector público sanitario, las fuerzas del orden y otros órganos gubernamentales, sino también por los científicos en el ámbito de las ciencias de la vida, los industriales, y las personas que trabajan en las áreas de la seguridad y la protección. Las ciencias y la industria desempeñan un papel esencial en la prevención del uso hostil de las propias investigaciones, pero todos los interesados deben tomar medidas para minimizar los riesgos.El CICR está convencido de que este enfoque ayudará a formar una "red de prevención", eficaz, la cual servirá a su vez para proteger a la humanidad contra el envenenamiento y la propagación deliberada de enfermedades en el futuro.

No comments:

Retos para las Simulaciones de Sistemas con Iones Metálicos

El desarrollo de modelos para el estudio de los iones metálicos está teniendo un acelerado crecimiento en la actualidad debido a la impleme...