Saturday, May 11, 2013

Había una vez (Oxigeno)



En el principio de la creación, cuando una colosal explosión libero energía y materia, un compuesto en especial se formo y dirigió a una roca. Aunque solo era el tercer elemento más abundante en el recién creado universo. Demostraría ser vital para el desarrollo de la vida en el planeta tierra.
En ese planeta seria el elemento más abundante, seria esencial para el desarrollo de la vida y los organismos aerobios. Desde las plantas que lo usan para la fotosíntesis hasta los humanos que además de ser vital para vivir, lo usan para mover sus automóviles y aviones, energética sus ciudades y complejos.
Lo maravilloso de esta historia empezaría cuando Joseph Priestley y Carl Wilhmen en 1773 pudieron aislarlo en forma gaseosa y Lavoisier creó su teoría de combustión y corrosión donde el oxigeno forma parte esencial. Los humanos le dieron un número de acuerdo a la cantidad de protones y de acuerdo a su masa total, estos fueron 8 y 16 respectivamente. El oxigeno en la tierra se encuentra en forma de gas, es altamente reactivo y forma una molécula diatomica O2, además también existe el O3 (ozono). Este protege a los humanos de los dañinos rayos del sol, aunque parece que estos no lo agradecen y tratan de destruirla. Existe también algo llamado O4 (tetraoxigeno).
Alguna vez los humanos se interesaron tanto por este elemento que lo hicieron reaccionar y analizar por tantos medio que sacaron muchas interesantes conclusiones. Algunas de estas llamadas propiedades físicas que clamaban que el oxigeno  tenía una densidad de 1.429 kg/m3, un punto de fusión -223°C y un punto de ebullición de -183°C. Tan fascinados estaban con él oxigeno que pudieron medir valores de entalpia, valores termodinámicos y estructura electrónica.
Los humanos desarrollaron algo llamado química que pretendía descubrir como la naturaleza hacia que las cosas fueran como eran. El oxigeno junto con otros elementos que fueron coleccionados en una tabla de elementos tenía una cierta capacidad de reacción. Las reacciones biológicas por organismos como las algas y cianobacterias eran las que usaban la energía solar para crear oxigeno, por algo llamado fotosíntesis, estos mismos organismo proporcionaban el 70% del oxigeno en la tierra. Este oxigeno era aprovechado por especies como los vertebrados que después de respirarlo los transportaban a unos órganos especializados llamados pulmones que los distribuían a través junto con la sangre a todo el cuerpo. Esto le permitió a especies como la humana a desarrollar capacidades cerebrales y manuales que lo llevaron hasta donde llego. 
Pero no siempre existió oxigeno en el planeta tierra, antes de la aparición de las algas,  en una escala medible entre 1600 y 2500 millones de años, el oxigeno se combino primero con el hierro, un metal y compañero de tabla periódica del oxigeno. Esto los llevo a formar hierro bandeado donde el océano empezaría a desprender oxigeno, tan solo para cubrir el 10% de la atmosfera. En esos días había una lucha entre organismos anaerobios y aerobios, los anaerobios necesitan el oxigeno al contrario delo aerobios. Finalmente y gracias a la respiración pulmonar, los organismos anaerobios ganaron la batalla y cambiaron la historia de la tierra.
Conforme las especies evolucionaron, la humana que había desarrollado un cerebro muy capaz, empezó a experimentar y a preguntarse qué era eso que los mantenía con vida. Filon de Bizancio al invertir un recipiente sobre una vela prendida, y rodearlo con agua, observo que el agua era absorbida y supuso que algunas partes del oxigeno de transformaban en fuego. Muchos siglos después Leonardo Da Vinci observo que la combustión y corrosión absorben una cierta cantidad de oxigeno. Esto fue comprobado por Sir Robert Boyle siglos después.
Finalmente el farmacéutico Carl Wilhelm produjo oxigeno gaseoso calentando mercurio y otros nitratos, este envió su artículo que fue publicado en 1777. Mientras tanto el británico Joseph Priestley condujo un experimento donde enfocaría un haz de luz sobre oxido de mercurio en el interior de un tuve, este libero una gas. Este gas prendía más vivamente una vela o un ratón en un frasco. Pero fue Antoine Lavoisier quien comprobó que lo que los dos anteriores habían descubierto no era más que un elemento químico. En su trabajo dijo que el aire que respiramos no es más que una mezcla de dos cosas, una es el oxigeno dimolecular que sirve para la oxidación y corrosión. El otro es un gas que no sirve para ninguna de las dos cosas. Este sería nombrado nitrógeno posteriormente. 
Los humanos después de comprender esto, encontraron un método para crear oxigeno de manera masiva. Uno de estos métodos es por destilación fraccionada, que consiste en licuar aire en sus dos componentes principales O2 y N2. El otro método es mediante la electrolisis del agua donde se usa una corriente continua para descomponer el agua en Oxigeno y Hidrogeno. También aprendieron a usar métodos químicos y a través de membranas de cerámicas basadas en dióxido de zirconio. 
Los humanos usaron el oxigeno en producción de acero, que fue un metal importante en sus desarrollo como especie. Alguna vez lo usaron en la industria médica con métodos que parecerían hilarantes como el de la oxigenoterapia. La aplicación más importante durante los siglos 20s fue el de combustible para poder llegar a lugares donde nunca imaginaron llegar. Lo usaron para llegar a las montañas más altas, a los océanos más profundos y a los planetas más lejanos. Aunque finalmente terminarían desarrollando nuevos y mejores métodos de energía y materiales, el oxigeno seguía presente en la vida en la industria y vida de los seres humanos. Hasta el final de sus días.

Referencias: https://en.wikipedia.org/wiki/Oxygen
 






No comments: